Estiramiento facial MACS

Elija el tema:

¿Qué es el estiramiento facial MACS?

El estiramiento facial MACS (suspensión craneal a través de incisiones mínimas) es uno de los procedimientos de cirugía estética más modernos diseñado para rejuvenecer la piel del rostro y del cuello. Este procedimiento ofrece unos resultados duraderos con una intervención mínima.

La dirección de la tracción de la piel en la mayoría de técnicas de estiramiento facial es oblicua. Sin embargo, se ha revelado que de esta manera la cara se aplana pero no se rejuvenece realmente. Es por ello que se desarrolló la técnica de estiramiento facial MACS. En el estiramiento MACS la dirección de los tejidos profundos y la tracción de la piel es vertical, siendo esa la diferencia principal que ofrece resultados excepcionales.

¿Quién debería considerar el MACS?

El MACS es usado para reconstruir un cuello flácido y/o con papada (el exceso de piel que cuelga bajo la mandíbula inferior). Además, también es muy beneficioso en la corrección de las mejillas hundidas o de las arrugas profundas alrededor de la boca y los párpados inferiores.

El mejor candidato para el MACS es áquel cuya piel de la cara esté flácida pero aún conserve cierta elasticidad. Es por ello que la gran mayoría de estiramientos MACS se llevan a cabo en pacientes de entre 40 y 60 años. Por otra parte, el estiramiento facial MACS también está considerado como muy beneficioso para los pacientes de entre 70 y 80 años.

Contraindicaciones

Ya que fumar incrementa el riesgo de complicaciones y empeora la cicatrización de las heridas posoperatorias, es considerado como una contraindicación absoluta para el estiramiento facial MACS. Se recomienda dejar de fumar dos semanas antes de la operación.

Además, el estiramiento facial MACS está contraindicado si el paciente es propenso a la formación de queloides, tiene anomalías de coagulación o sufre enfermedades vasculares del colágeno.

También está contraindicado el uso de antiagregantes (como la aspirina) y de anticoagulantes (como la warfarina). Es obligatorio dejar de tomar estos medicamentos durante como mínimo dos semanas antes de la operación siempre que sea factible clínicamente.

Antes del estiramiento MACS

Si el paciente tiene intención de perder peso, es aconsejable hacerlo antes de la operación. Se conseguirá un resultado más satisfactorio si el cirujano elimina el exceso de piel que suele aparecer tras perder peso.

Además, el paciente debería tener en cuenta ciertas cosas, como por ejemplo el tinte para el pelo. Es importante recordar que las cicatrices frescas son muy sensibles a todos los productos químicos durante varias semanas. Por ello, se recomienda hacerse la permanente y darse el tinte antes de la operación.

Técnica

Generalmente el MACS se lleva a cabo bajo anestesia general pero también puede usarse anestesia local con sedación mínima.

El resultado de la cirugía estética MACS es la suspensión vertical de los tejidos faciales flácidos con suturas permanentes o lentamente reabsorbibles. La incisión empieza en el lóbulo de la oreja, sigue la curva del contorno natural de la oreja, continúa después por la línea de nacimiento del pelo y termina en la zona temporal (cerca de la ceja). Las suturas se unen a la fascia profunda temporal (una fuerte y densa membrana fibrosa). Un pequeño drenaje se inserta en la parte más baja de la incisión para extraer los fluidos excesivos.

Existen dos variaciones de este procedimiento:

La técnica MACS ofrece una cicatriz más corta y una recuperación más rápida junto con un estiramiento de aspecto natural de las estructuras faciales profundas y de la piel.

Complicaciones

A pesar de los mejores esfuerzos del cirujano, existe la posibilidad de complicaciones. Las complicaciones incluyen las infecciones, los coágulos sanguíneos, los hematomas, la necrosis (muerte) de la piel y el daño a los nervios. La necrosis de la piel es 12 veces más probable en los fumadores que en los fumadores.

Período de recuperación

Las compresas frías deberían aplicarse durante las dos primeras horas tras la operación con el fin de reducir la hinchazón. También se recomienda descansar con la cabeza elevada.

Se administran antibióticos orales con el fin de prevenir la infección de la herida. También se recetan analgésicos, pastillas para dormir y medicamentos contra las náuseas si el paciente siente los síntomas respectivos. El médico elimina los drenajes al día siguiente de la operación. Al paciente se le permite volver a casa y tomar duchas ligeras en las que se puede lavar el pelo. La mayoría de pacientes vuelven a su vida normal una semana después de la operación con ayuda de algo de maquillaje.