Reconstrucción mamaria tras el tratamiento para el cáncer

Elija el tema:

Visión general del cáncer de pecho

El cáncer de pecho es el tipo de cáncer más común entre las mujeres de todas las razas (el 23% de todos los cánceres). La mayoría de casos de cáncer de pecho ocurre en mujeres de más de 50 años. Según las estimaciones de riesgo a lo largo de la vida, 1 de cada 8 mujeres desarrollará cáncer de pecho.

La cirugía suele ser el primer método usado para tratar el cáncer de pecho. Existen varias opciones quirúrgicas dependiendo del estadio del cáncer y de lo que el paciente considere aceptable.

Lumpectomía – procedimiento en el cual el cirujano elimina sólo el tumor y una pequeña cantidad de tejido mamario. Se trata de un tipo de cirugía que conserva el pecho. La terapia con radiación suele ser necesaria tras este tipo de eliminación tumoral.

Mastectomía – es la extirpación de todo el pecho.

Crioterapia – actualmente usado como método experimental para tratar el cáncer de pecho. Este método se basa en la aplicación de frío extremo dirigido a las células cancerígenas con el fin de congelarlas y matarlas.

Extirpación de los ganglios linfáticos – es un procedimiento adicional que se realiza al mismo tiempo que la lumpectomía o la mastectomía. Se lleva a cabo cuando el cáncer de pecho se ha extendido hacia los ganglios linfáticos axilares.

Aspectos psicológicos de la cirugía mamaria

El estudio de los efectos psicológicos de la mastectomía ha revelado que la pérdida del pecho disminuye la autoestima y la confianza de las mujeres. Los pechos son algo más que una simple parte del cuerpo. Tener unos pechos saludables está considerado como símbolo de feminidad y sexualidad. Además, es un factor esencial a la hora de determinar la confianza en uno mismo y la salud mental de las mujeres.

 
Reconstrucción mamaria

Es una cirugía diseñada para recuperar los pechos tras la mastectomía o algunas veces tras la lumpectomía. La reconstrucción mamaria puede realizarse o bien al mismo tiempo que la extirpación del cáncer o después. Existen varios métodos de reconstrucción mamaria, incluyendo los implantes de pecho, los colgajos de tejido propio o la combinación de ambos.

Reconstrucción mamaria usando implantes – el cirujano coloca el implante en el espacio creado al extirpar el tejido mamario, o bien bajo los músculos del tórax.

Reconstrucción mamaria usando colgajos de tejido – la reconstrucción con colgajos es un tipo de reconstrucción mamaria que se basa en utilizar el propio tejido del paciente para restaurar el pecho. Un colgajo en este procedimiento puede ser un trozo de piel, grasa o músculo que tenga necesariamente su propio suministro de sangre. Este trozo puede cogerse del abdomen, de la espalda, de las nalgas o de los muslos. Existen varios tipos de reconstrucción mamaria usando colgajos de tejido:

TRAM (Colgajo miocutáneo bajo del músculo transverso y recto del abdomen) – los tejidos para el nuevo pecho son cogidos de la zona inferior del abdomen (Fig.1). El colgajo TRAM está compuesto de piel, grasa, vasos sanguíneos y músculos abdominales. El término “miocutáneo” significa que está compuesto de piel y músculos. Además, este procedimiento también produce un efecto de pliegue del abdomen.

Colgajo del músculo dorsal ancho – los tejidos para el nuevo pecho son cogidos de la parte superior de la espalda (Fig.2). Este procedimiento suele implicar el uso de implantes mamarios. El colgajo es insertado bajo la piel hacia la parte frontal del tórax. Después, el cirujano crea un bolsillo y coloca un implante en él.

Los dos tipos de reconstrucción mamaria arriba mencionados son los más comunes. Otras reconstrucciones con colgajos requieren habilidades específicas de microcirugía y sólo están disponibles en centros especializados. Estos procedimientos incluyen:

  • Colgajo DIEP (de perforantes de la arteria epigástrica inferior profunda) – el colgajo es cogido de la misma zona que en la reconstrucción del colgajo TRAM. Sin embargo, el músculo abdominal no es utilizado en este procedimiento.
  • Colgajo GAP (de perforantes de la arteria glútea) – la piel, la grasa, los vasos sanguíneos y los músculos para el nuevo pecho son cogidos de las nalgas.
  • Colgajo TUG (gracilis transverso superior) – el colgajo de tejido es cogido de las nalgas y de la parte interior de los muslos. Sin embargo, este tipo de procedimiento no es adecuado para las mujeres que tengan muslos delgados.

Fig.1. Reconstrucción de pecho con colgajo TRAM.

Fig.2. Colgajo del músculo dorsal ancho

¿Cuándo se realiza la reconstrucción mamaria?

Dependiendo del momento en que se realice la reconstrucción mamaria se clasifica en:

Simultánea – cuando se lleva a cabo al mismo tiempo que la extirpación del tumor. Este método es razonable para los pacientes que no necesitan radioterapia.

Reconstrucción por etapas – este tipo está recomendado para los pacientes que necesitan radioterapia tras la extirpación quirúrgica del tumor. La reconstrucción mamaria está dividida en dos etapas con el fin de proteger al nuevo pecho reconstruido del impacto de la radiación. La radiación puede causar el encogimiento del tejido graso usado en la formación del nuevo pecho. Además, puede hacer que los implantes mamarios resulten dolorosos y se deformen. En la primera etapa de la reconstrucción mamaria se utiliza un expansor de tejido (Fig.3). Es un implante temporal diseñado para mantener la piel del pecho y el espacio entre los tejidos del pecho hasta la segunda etapa de la reconstrucción. En la segunda etapa se elimina el expansor de tejido y se coloca el implante permanente.

Reconstrucción retardada – este tipo es el más común en las mujeres que no tuvieron la oportunidad de reconstruir su pecho en el momento de la mastectomía.

Fig.3. Expansor de tejido

 
Recuperación tras la reconstrucción mamaria

Es normal sentir fatiga, dolor o molestias durante varias semanas tras la cirugía. Generalmente se recomienda a los pacientes que permanezcan en el hospital durante 4-7 días o más.

Además, un fisioterapeuta crea un programa de ejercicios individualizado. Los ejercicios dependen del tipo de cirugía.

Por otra parte, es muy importante cuidar adecuadamente la piel del pecho. Por lo general, las heridas cicatrizan en unas seis semanas tras la cirugía. La mayoría de cirujanos recomiendan masajear la piel con cremas o aceites. La cicatriz se desvanece a los 18 meses. Sin embargo, algunas veces las cicatrices pueden tardar hasta dos años en encogerse y desaparecer.

Los pacientes son capaces de regresar a sus actividades diarias en unas seis semanas tras la reconstrucción mamaria.

 
El cáncer de pecho en hombres

No oímos hablar mucho del cáncer de pecho en hombres porque es poco común. Aunque el cáncer de pecho es la espada de Damocles que cuelga sobre la cabeza de las mujeres, también ocurre en los hombres. Además, la frecuencia del cáncer de pecho masculino se ha incrementado en las últimas décadas.

Por otra parte, la mayoría de cánceres de pecho son diagnosticados a hombres de 60-70 años. Las estadísticas revelan que el cáncer de pecho ocurre en el 1% de la población masculina.

Aunque los hombres no tienen unos pechos como los de las mujeres, sus pechos están compuestos de los mismos tejidos. Consecuentemente, las causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento del cáncer de pecho son los mismos en ambos géneros.

Para tratar el cáncer de pecho en hombres suele utilizarse la mastectomía. También se llevan a cabo cirugías de reconstrucción mamaria tras realizar la mastectomía.